Este Sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de cookies

Sala de prensa

Más oportunidades para las personas
English | Català | Castellano 
sábado, 19 de octubre de 2019
Inicio » Noticias » "Los jóvenes ante el reto europeo"

"Los jóvenes ante el reto europeo"

Barcelona, 21 de noviembre 2001

El estudio Los jóvenes ante el reto europeo es el séptimo volumen de la Colección de Estudios Sociales de la Fundación ”la Caixa”, una colección que tiene como objetivo contribuir al debate, al análisis y a la divulgación de cuestiones de gran trascendencia en nuestra sociedad.

El estudio Los jóvenes ante el reto europeo ha sido dirigido por el profesor de la Universidad de Barcelona, Joaquim Prats y ha sido elaborado por el un equipo de investigación formado por los profesores: Tòfol A. Trepat (coordiandor) de la Universidad de Barcelona, José Vicente Peña de la Universidad de Oviedo, Rafael Valls de la Universidad de Valencia y Ferran Urgell de la Universidad de Barcelona

COLECCIÓN DE ESTUDIOS SOCIALES

1. La inmigración extranjera en España. Los retos educativos
Eliseo Aja, Francesc Carbonell, Colectivo Ioé, Jaume Funes, Ignasi Vila

2. Los valores de la sociedad española y su relación con las drogas
Eusebio Megías, Domingo Comas, Javier Elzo, Ignacio Megías, José Navarro, Elena Rodríguez y Oriol Romaní

3. Las políticas familiares en una perspectiva comparada
Lluís Flaquer

4. Las mujeres jóvenes en España
Inés Alberdi, Pilar Escario y Natalia Matas

5. La familia española ante la educación de sus hijos
Víctor Pérez-Díaz, Juan Carlos Rodríguez y Leonardo Sánchez Ferrer

6. Vejez, dependencia y cuidados de larga duración
Guillem López Casasnovas y David Casado Marín


Los jóvenes ante el reto europeo

Autores

Joaquim Prats (Dir.) Universidad de Barcelona
Tòfol A. Trepat (Coord.) Universidad de Barcelona
José Vte. Peña Universidad de Oviedo
Rafael Valls Universidad de Valencia
Ferran Urgell Universidad de Barcelona


QUÉ OBJETIVOS TIENE EL ESTUDIO

En la investigación se ha tratado de indagar en cuatro aspectos fundamentales sobre cómo se vive la dimensión europea en las aulas de la ESO, y qué peso parece tener en estas vivencias la instrucción recibida y construida por el alumnado. Los cuatro objetivos de la investigación son:

En primer lugar, obtener una idea lo más sistemática y rigurosa posible acerca de los contenidos que sobre Europa se imparten en la ESO, teniendo como referencias fundamentales las disposiciones oficiales y los libros de texto

En segundo lugar, saber qué conocimientos básicos sobre Geografía e Historia de Europa posee el alumnado español al final de su Educación Secundaria Obligatoria (ESO)

En tercer lugar, conocer qué información tiene el alumnado sobre la Unión Europea y su historia

Por último, averiguar qué actitudes, percepciones y estereotipos tienen los alumnos y las alumnas de cuarto curso de la ESO sobre el proceso de unidad que se esta viviendo, su posible “espíritu europeísta” y sus expectativas ante la nueva realidad europea.

Los objetivos del estudio son los contenidos que sobre Europa se imparten en ESO, el nivel de conocimientos de Europa y de la UE que tienen los alumnos y sus actitudes sobre el proceso de unidad europea.

QUIENES Y QUÉ HA SIDO ESTUDIADO

Se ha estudiado al alumnado de todas las Comunidades Autónomas españolas. Todas las comunidades están representadas, tanto en lo que se refiere al estudiantado como en lo relativo al uso de los libros de texto que, en su mayoría, están homologados por las diferentes administraciones.

Respecto al alumnado se han pasado pruebas de conocimientos y encuestas a un total de 2304 alumnos y alumnas, más 150 en las pruebas previas. De ellos un 67’6% son alumnos/as matriculados en centros públicos y un 32’4% son alumnos/as matriculados en centros privados (concertados o no) lo que coincide casi exactamente con la distribución española de alumnos de ESO. El tamaño muestral conseguido respecto al total del alumnado de cuarto de ESO produce estimaciones de medias y porcentajes con un coeficiente de confianza aproximada del 95% y márgenes de error del: +/- 2’5%.

Respecto a los libros de texto de ESO se han analizado los manuales de seis editoriales que constituyen una muestra muy representativa de los mismos, ya que suponen un porcentaje de utilización muy próximo al 80% del conjunto del mercado editorial español destinado a la ESO.

La generación de escolares de cuarto curso de ESO estudiada es la última que asistirá a una etapa de educación obligatoria sin la experiencia de utilizar el euro.

La muestra de alumnado tiene un especial interés como población para ser estudiada, ya que los estudiantes de cuarto curso de ESO se encuentran en su último año de educación obligatoria, y no están condicionados por experiencias profesionales o por trayectorias escolares diversificadas. Es una generación que ha estudiado siguiendo los programas escolares de la reforma educativa que estableció la LOGSE, programas que incorporan el estudio de Europa y la dimensión europea en los términos más actuales. Al tiempo, esta generación de escolares es la última que asistirá a una etapa de educación obligatoria sin la experiencia de utilizar el euro, hecho que producirá consecuencias, aún por determinar, en el imaginario y la vida de los ciudadanos europeos de la Unión.

RESULTADOS DE LA INVESTIGACIÓN

¿Saben la mayoría de los escolares españoles qué es Europa en sus aspectos geográficos, históricos o culturales?

La respuesta es muy clara: solamente algo más de la mitad de los estudiantes obtienen unos resultados aceptables. Los porcentajes concretan más esta afirmación: un 59% aprobaría frente a un 41% que suspendería; aunque de los que aprueban, ninguno obtiene una calificación excelente. Tratándose de una evaluación de conocimientos básicos en una etapa obligatoria y que es considerada la principal base de instrucción de los futuros ciudadanos españoles, el resultado obtenido debe ser considerado poco satisfactorio. Demuestra un deficiente conocimiento sobre la Historia y la Geografía de Europa en un grupo muy numeroso del alumnado que acaba esta etapa educativa; y más si tenemos en cuenta, como se ha dicho, que la prueba que se realizó incluía solamente contenidos muy básicos.

En una prueba de conocimientos muy básicos de Historia y Geografía de Europa, solo un 59% aprobó y ningún alumno obtuvo una calificación de excelente.

Los alumnos de los centros privados concertados superan en casi un punto de nota media a los de los centros de titularidad pública. Pero no es este el factor fundamental que determina el nivel de conocimientos. El componente familiar (socio-profesional y el llamado capital cultural) es, según las conclusiones de este estudio, el factor más influyente a la hora de explicar el mayor o menor rendimiento académico del alumnado, al menos en los temas que se han estudiado. De esta manera, los estudiantes que obtienen una calificación más destacada son los que pertenecen a familias de clase alta o clase media alta con padres que poseen estudios superiores o secundarios. Dentro de esta tendencia, pesa mucho más lo que se denomina capital cultural que la pertenencia a un determinado grupo socioprofesional.

Los estudiantes que obtienen una calificación más destacada en la prueba realizada son los que pertenecen a las clases alta o media alta con padres que poseen estudios superiores o secundarios.

Como se demuestra en el presente trabajo, hay un mayor número de padres con estudios superiores y secundarios que llevan sus hijos a la escuela privada que a la pública, la cual presenta una mayor heterogeneidad del alumnado. Los resultados obtenidos indican que la menor puntuación que se aprecia en la escuela pública no responde de manera determinante al tipo de centro. Los estudiantes de los institutos que pertenecen a las familias que tienen las características culturales señaladas (mayor nivel de estudios de los padres) alcanzan, en general, las mismas calificaciones que los que de esas mismas características acuden a la escuela privada. Pero, pese a lo señalado, hay que recordar que el nivel de estudios de los padres no es un condicionante absoluto y totalmente determinante del nivel académico alcanzado por los escolares; hay un porcentaje significativo, aunque pequeño, de hijos de padres con estudios primarios o del estratos sociales bajos en la escala social que logran la excelencia, aunque la mayoría de los que la obtienen pertenezcan a un estatus social medio y alto y, como se ha dicho, a familias con mayor capital cultural.

En conocimientos sobre Europa, los chicos alcanzan casi medio punto de nota media más que las chicas. En el presente estudio, esta diferencia se aprecia no sólo en los conocimientos, sino también en el mayor grado de interés que muestran los chicos sobre otros aspectos más concretos, como lo son la curiosidad que tienen sobre las noticias acerca de la política europea, la valoración del proceso que está siguiendo la Unión, o sobre los cuestiones ligadas a las posibilidades políticas, económicas o de otro tipo que supone la pertenencia a la Unión Europea. Se alcanzan mejores resultados en los temas de Geografía que en los de Historia.

Lo que dicen los libros de texto

La primera conclusión a la que se ha podido llegar es que los libros de ciencias sociales de la etapa educativa secundaria obligatoria (ESO) son, sin duda, los que mayor espacio y atención han dedicado a los temas europeos en la historia de la educación española. También es constatable que los estereotipos negativos respecto de los países europeos han desaparecido de los manuales. Se puede afirmar, en este sentido, que los textos escolares españoles actuales son los más europeístas que han existido hasta el presente.

Los textos escolares españoles actuales son los que mayor espacio dedican a Europa. En conocimientos sobre Europa, los chicos alcanzan mejor nota media que las chicas. Esta diferencia se mantiene en cuanto a la curiosidad y valoración del proceso de la Unión Europea que han existido hasta el presente y de ellos han desaparecido los estereotipos negativos sobre los países europeos.

Pese a esta presencia de contenidos europeos, los libros ofrecen algunas incoherencias, cuando no errores o distorsiones. La dificultad de definir con suficiente precisión el concepto de Europa hace que los manuales escolares reflejen esta situación y que éstos no propongan realmente ninguna definición correcta, ni se atrevan normalmente a plantear el problema existente o las diversas posibilidades de su definición. Además de ser confusos a la hora de delimitar qué es Europa en sus elementos definidores (historia, cultura, religión, etc.), los manuales escolares también lo son en otros aspectos más sencillos como, por ejemplo, al hablar de los límites geográficos. Otro problema no menos importante es que la mayor parte de los libros de texto ofrecen una visión excesivamente occidentalista dentro del ámbito europeo.

Los actuales libros de texto son confusos a la hora de delimitar qué es Europa en sus elementos definidores sobre historia, geografía, cultura y religión.

¿Son europeístas nuestros jóvenes de 16 y 17 años?

Los jóvenes españoles, al término de los estudios obligatorios (ESO), se sienten mayoritariamente europeos (así se manifiestan tres de cada cuatro, mientras que sólo uno no se siente europeo). Pero esta afirmación general contiene muchos matices. Las razones que esgrimen los jóvenes a favor de su pertenencia a Europa son de carácter fundamentalmente geográfico y hay pocas menciones a otro tipo de argumentos ligados a factores culturales, políticos o históricos. Cuando afirman que se sienten europeos se refieren a una impresión muy general, en muchos aspectos imprecisa y bastante ambigua en su definición.

Un 72% de los jóvenes del último curso de ESO se sienten europeos, y un 5% consideran que ser europeo es su identidad principal.

Sentirse europeo no implica necesariamente que los jóvenes reconozcan en esta filiación su identidad principal. Solamente lo han hecho así un 5%. Como era de esperar el sentimiento más fuerte de identidad se produce con España compatibilizándolo con el de su pueblo o ciudad, el de su comunidad autónoma o con otros ámbitos más próximos y cercanos. Así, de cada diez, seis jóvenes se declararían españoles, uno de su pueblo o ciudad, uno de su comunidad y uno no contestaría; del resto, la mitad (5’3%) se declararía de la Unión Europea. El que no se declaren de la Unión no descarta que se sientan de ella, pero se trata de una identidad bastante tenue y lejana. Aunque debe señalarse que los jóvenes españoles esperan más cambios e influencia en sus vidas de la pertenencia a la Unión que la mayoría de los otros jóvenes europeos.

Los jóvenes españoles esperan más cambios e influencia en sus vidas de la pertenencia a la Unión Europea que la mayoría de los otros jóvenes europeos.

La concepción de Europa que manifiestan nuestros jóvenes se basa en una visión que toma como referencia casi exclusivamente la Unión Europea. Ello no significa que no consideren que los países que no están en la UE no sean también Europa; lo que significa es que para ellos, principalmente, Europa son los estados de la Unión y, dentro de éstos, los más próximos. Así pues, se puede afirmar que no existe en la mayoría una percepción diferenciada entre lo que es la Unión Europea y lo que es Europa, y si ésta existe es muy frágil.

No existe en la mayoría una percepción diferenciada entre lo que es la UE y lo que es Europa.

A pesar de la importancia que en la concepción de Europa tiene la Unión Europea, lo cierto es que la información que manejan sobre ésta es muy escasa. Así, por ejemplo, se da un alto porcentaje de escolares que no sabe distinguir los estados que la forman. La mayoría de los estudiantes sólo reconoce seis o siete estados como integrantes de la UE y confunden los países miembros de la Unión con los que no lo son. Igualmente hay países europeos que, sin formar parte de la Unión, son considerados también como miembros de ella, como es el caso de Suiza, Eslovaquia, Rumania e incluso Rusia.

La mayoría de los estudiantes sólo reconoce seis o siete estados como integrantes de la Unión Europea y confunden los países miembros con los que no lo son.

El modo en que se percibe la Unión Europea está marcado por el nivel económico y cultural, es decir, por el nivel profesional y de estudios de los padres. Se observa que aquellos que tienen un mayor nivel en conjunto, es decir, que acumulan mayor capital cultural y económico, tienen una mayor probabilidad de ofrecer una visión más matizada y completa de la Unión, entendida como un proceso de vertebración social, política y económica. Los estudiantes con un mayor nivel de conocimientos en Geografía, Historia y cultura europea se corresponden con los que muestran una percepción más correcta, matizada y compleja de la Unión Europea y del proceso de unificación. Asimismo manifiestan un sentimiento europeísta más potente y definido.

Los estudiantes con un mayor nivel de conocimientos en Geografía, Historia y cultura europeos se corresponden con los que muestran una mayor percepción de la UE y del proceso de unificación.

¿Cómo perciben Europa y a los europeos?

Pese al desconocimiento medio que se aprecia en los temas relacionados con Europa y, más en concreto, con la Unión Europea, los jóvenes adolescentes españoles creen que la pertenencia de España a esta organización es positiva. Casi nadie cree que el ingreso de España en la UE haya sido negativo. Además, la mayoría aprueba el proceso de unión y piensa que este paso será positivo. Casi la totalidad de los encuestados no desearía que se detuviese o se cancelase el proceso de unión y la mayoría lamentaría que desapareciese la Unión Europea.

Casi la totalidad de los jóvenes adolescentes españoles creen que la pertenencia de España a la UE es positiva.

Para los jóvenes adolescentes, Italia y Francia son los países que más atraen y los italianos son los europeos que se ven con más simpatía y los que reciben una mejor valoración. Después de los citados, Gran Bretaña, Alemania o Portugal serían países apetecibles para ir a vivir, independientemente de que sus ciudadanos no susciten, en un porcentaje elevado, demasiadas simpatías, especialmente los alemanes y británicos, que son vistos con recelo e incluso con una relativa hostilidad. El resto de países europeos y sus ciudadanos reciben valoraciones más variadas. Así, por ejemplo, los holandeses son valorados muy bien y los rusos muy mal, aunque también es cierto que, a más lejanía, el grado de indefinición es mucho más alto.

Para los jóvenes adolescentes, Italia y Francia son los países que más atraen y los italianos son los europeos que se ven con más simpatía.

Como valoración de contraste, los jóvenes muestran una gran aceptación e identificación por los estadounidenses, a pesar que sus sentimientos hacia ellos son contradictorios. En conjunto, los jóvenes españoles les otorgan una valoración más alta que a muchos de sus conciudadanos europeos (alemanes, franceses, portugueses y holandeses). Esta actitud contrasta con la poca aceptación que les suscitan los marroquíes. Para los estudiantes, los estadounidenses son ricos y poderosos; seguramente estas características los hacen más atractivos. Otros, los marroquíes, son percibidos como pobres, tienen una lengua, cultura y religión muy distintas y ello, probablemente, los hace menos deseables; incluso se han percibido algunos rasgos que recuerdan posturas hostiles a estos ciudadanos con indicios de una incipiente xenofobia. Y, finalmente, es digno de mención que ven con mucha más normalidad la llegada de europeos de la Unión a ocupar puestos de trabajo que la de otros extranjeros no comunitarios; incluso aceptan que un comunitario ocupe un puesto de trabajo en España si está más preparado que el español.

Los jóvenes aceptan que un extranjero procedente de la UE ocupe un lugar de trabajo en España si está más preparado que un español.


RECOMENDACIONES

Los elementos que deben mejorarse o potenciarse son: la mejora de los libros de texto y, en general, de los materiales didácticos; reforzar y orientar mejor los contenidos educativos relacionados con Europa y lo europeo para superar los problemas y las deficiencias que se detectan en las actuales formulaciones; generar políticas de mejora de la calidad educativa a través de la innovación, la ordenación curricular y la actualización de los docentes; fomentar e incrementar más la movilidad e intercambio entre estudiantes y profesorado europeo; y, por último, mejorar las políticas de comunicación institucional con campañas dirigidas especialmente a la juventud.


Para más información (prensa)
Berta Jardí. Departamento de Relaciones Externas y
Prensa de la Fundación "la Caixa"
Tlf. 93.404 61 31
Cómo navegar icono_pie - Contáctanos icono_pie - Accesibilidad icono_pie  
©icono_pie Fundación Bancaria Caixa d'Estalvis i Pensions de Barcelona, "la Caixa". 2019. Todos los derechos reservados
Información legal icono_pie- Política de privacidad icono_pie - Política de cookies icono_pie - Fundación Bancaria Caixa d'Estalvis i Pensions de Barcelona, "la Caixa". icono_pie